Comenzando a escoger nuestra alimentación

01.03.2017

Debido a las continuas preguntas sobre alimentación en mis clases quiero compartir con mis alumnas algunos consejos, pero tal cual os dije no soy partidaria de dar una rutina alimenticia debido a que para ello hay profesionales especializados en el tema y estas siempre deben ser personalizados en base a varios parámetros (incluidos los chequeos médicos) y por supuesto los objetivos que se quieran lograr, ya que cada persona tiene necesidades alimentarias especificas y no es lo mismo una persona que desea bajar de peso, otra que quiera mantenerlo y otra que quiera subirlo como es mi caso. Sin contar también que esto debe evaluarse en función del gasto energético que cada una tiene.

Así que mi primera recomendación es buscar un nutricionista que os haga un dieta sana adaptada a vuestras necesidades.

Pero si os puedo recomendar algunas cosillas para comenzar a adquirir hábitos saludables (y no entrare para nada en el tema del vegetarianismo que es otro tema)

Para empezar no hay que saltarse nunca una comida, empezando por el desayuno.

Yo recomiendo empezar una fruta cítrica en forma de zumo o licuado (naranja, kiwi o pomelo) y recién exprimido o preparado para que no pierda sus propiedades.

Al cabo de un rato y como parte del desayuno en si , es muy buena opción comer algo de cereales (pan integral o copos de avena por ejemplo que pueden mezclarse con proteínas (jamón de pavo, o huevos o atún) , que puedes acompañar con una infusion que te active para el día (te, o cafe, aunque este ultimo yo lo prefiero evitar). Incluye de vez en cuando en tu desayuno frutos secos.

A media mañana y si tienes hambre una porción de fruta (plátano o manzana por ejemplo)

En la comida principal según la costumbre normal aquí, un buen plato de verduras o ensaladas, acompañada de pavo (es la carne que menos grasa tiene) pollo o ternera. Y una porción de carbohidratos integrales (pasta o arroz integral) o legumbres. (lentejas, garbanzos o alubias). Te recomiendo probar el hummus!!) Siempre todo con aceite de oliva de buena calidad. En cuanto a los aderezos, yo evito la sal, para lo cual, solo utilizo salsa de soja (baja en sal) que se coloca cuando el plato ya esta cocinado (no en el fuego). Y si lo necesito para las ensaladas, prefiero el limón y no el vinagre.

A media tarde si se tiene hambre se puede optar por unas rebanadas de pan integral o tortitas de arroz con pavo en lonchas por ejemplo. O también una porción de cereales como la avena. (Yo la cocino un poco con leche de soja) y sino ... una porción de fruta

Para cenar , siempre pescado (atún, salmon, sepia o merluza) acompañado de verduras hervidas (que no sean patatas)

Antes de acostarte un exprimido de limón con agua.

De vez en cuando me permito un trozo de chocolate a la noche que también ayuda a relajarse o mejor una infusion relajante.

Esto es un ejemplo aproximado de mas o menos lo que deberíamos elegir en cada comida.

Ahora bien ... poco a poco comienza a reemplazar la miel por el azúcar, a dejar la sal y reemplazarla por salsa de soja baja en sal, a dejar las pastas y arroces normales por los que sean integrales, lo mismo con el pan. A evitar a toda costa las frituras y comidas rebozadas (son lo peor tanto por las harinas, como por el aceite que absorben). La mantequilla y/o margarina por el aceite de oliva. Las bebidas gaseosas también deberías reemplazarlas por nada que lleve gas, en lo posible agua (aunque yo prefiero infusiones tibias). Y recuerda beber mucha agua durante el día

Y algo muy importante... mi recomendación es que te organices en las horas que puedes preparar tus comidas, ya que si no te organizas con los tappers y preveas las mismas con antelación (de acuerdo a tu rutina laboral también) por ejemplo, el hambre te pillara en media calle y acabaras comiendo quien sabe que.

Una vez a la semana permítete comer lo que te antoje, pero por experiencia comenzaras a sentir bastante rechazo por las comidas que no son saludables y tu cuerpo cada vez mas las tolerara menos.

Por otro lado de vez en cuando realizar algún ayuno ayuda mucho a nuestro organismo (y nuestra mente también) y un día a la semana de vez en cuando realizar un dieta depurativa nos hará sentir muy bien (se nota hasta en la piel) yo digo de vez en cuando aunque yo desde hace un tiempo llevo un calendario estricto.

Volviendo al principio de este articulo, mis necesidades energéticas son especificas, y tener en cuenta que ademas de todas mis clases (que ya sabéis hago con vosotras) también entreno en el gimnasio por las mañanas, sin contar que dos días a la semana hago natación, por lo cual de todo lo que os recomendado me debo obligar a comer determinadas cantidades especialmente de proteínas para evitar bajar de peso. Y me hago cada 6 meses un chequeo médico que incluye ademas de las analíticas de sangre un electrocardiograma, hace cuanto que no te haces un chequeo?

Algo que no debéis olvidar nunca ... de quereros, de nada sirve cambiar nuestros hábitos si no disfrutamos con el proceso, con el placer de cuidarnos y de mimarnos, escogiendo en cada momento lo que es mejor para nuestro cuerpo. Veréis que con tiempo y constancia todo se logra.

Así que ánimos y me alegro mucho que estos temas comiencen a interesaros... eso habla de un cambio interno y no solo físico.

En otro articulo os hablare sobre los ayunos y dietas depurativas ;) que yo practico.

Aisha, Marzo 2017