Juliana Domenech

Acondicionamiento en Suspensión

Mi experiencia

Hace poco más de un año que recibo clases de Aisha. Una amiga me la presentó en un momento en el que mi vida era un caos y de repente aparecieron las clases de Acondicionamiento en Suspensión. Nunca me había gustado hacer ejercicio. Siempre me sentí torpona e inútil porque no era capaz de saltar ni de hacer un mínimo movimiento con un poco de gracia. Me parecía imposible hacer clases de acondicionamiento en suspensión, no sé exactamente como pero me convencieron. Al principio fue muy muy duro, porque hace falta un fondo físico que sinceramente no tenía. Pero fueron pasando los días y de repente lo que era incapaz de hacer el primer día, por fin me salía, a mi!!!! A la reina de las patosas!!!! Ejercicios pequeños me llenaban de orgullo y me dieron autostima, algo que en aquel momento necesitaba muchísimo. Las clases me han enseñado disciplina y paciencia. He aprendido a ser un poco más paciente y a no rendirme porque algo no sale a la primera. He aprendido muchísimo y puedo decir que me ha ayudado a sentirme mejor.