Bea Martin
" ...para mi la danza del vientre es un reto personal, me ayuda a ser más perseverante en otras facetas de mi día a día..."

Mi experiencia en las clases particulares

Mi nombre es Bea. Empecé a introducirme en el mundo de la danza hará unos tres años, pero con más continuidad desde hace unos tres meses tomando clases particulares. 

Me diplomé en Turismo, carrera que escogí por mi pasión por los idiomas y el arte y la cultura en general. La danza es para mi un reto; antes solía practicar deporte, pero de un tiempo a esta parte llevaba una vida bastante sedentaria. En un principio, debido a mi falta de forma física y a no haber practicado nunca danza, las clases se me hacían complicadas. No negaré que de buenas a primeras pensé en tirar la toalla. Pero gracias a mi hermana, que es una alumna asidua, retomé las clases. Y poco a poco empecé a lograr hacer bien los pasos. La alegría que sentí fue enorme, y tal como nos dice Aisha, pensé: ¿por qué no podría conseguir hacer bien todo lo demás? Por eso para mi la danza del vientre es un reto personal, me ayuda a ser más perseverante en otras facetas de mi día a día también, y me hace mucha ilusión avanzar cada día un poquito más, es muy motivador. Las clases particulares, en mi opinión, son una opción muy buena para perfeccionar lo que se hace en clase. No sólo se trata de pulir los pasos, Aisha hace hincapié en los puntos débiles a la hora de corregir posturas y de tomar consciencia corporal. 

El objetivo no es tanto llegar a la perfección en la ejecución, sino encontrar diversión y bienestar con la libertad de movimientos. Aisha siempre persigue que la danza sea una experiencia completa, que nos proporcione vivencias y emociones e incluso sea una terápia para nosotras. En mi caso personal, tomo una medicación que me provoca unos efectos secundarios incómodos en el pulso y el equilibrio. 

Intentamos lograr expresar muchas emociones que no se exteriorizan. Aisha me explica muchas cosas interesantes sobre este tipo de temas, cosas que también ayudan a sentirse cómoda y que las clases sean amenas. Lo cierto es que "enganchan". No puedo decir de momento que tenga aspiraciones en el mundo de la danza; soy consciente de que estoy empezando y mi objetivo ahora es hacer una coreografía completa con seguridad y disfrutándola sobretodo.